En plena crisis, hay un sector que no sólo aumenta cifras de facturación sino que bate récords. Se trata del comercio electrónico. En el primer trimestre de 2010, el comercio electrónico facturó 1.670 millones de euros en España, según el informe trimestral de la CMT. Otra cifra histórica,  que pone de manifestó la buena marcha de las operaciones on-line. El número de transacciones creció un 56,17%, hasta un total de 23,55 millones.

A pesar de estas buenas cifras, el negocio está todavía por desarrollarse. Un 45% de los españoles asegura no haber comprado nunca por internet, según un informe elaborado por ISEM y el Grupo Cortefiel. El posicionamiento de España en el comercio electrónico dista todavía de otros países de nuestro entorno. En 2009 las ventas de este tipo supusieron 2.500 millones de euros para España, mientras que en mercados más maduros como Reino Unido la cifra se dispara hasta los 22.000  millones de euros.
¿Qué tira de las ventas? Los billetes de avión, los juegos de azar… ¿La ropa? No, todavía. Ocupa el décimo lugar en cuanto a volumen de negocio generado dentro de España, con apenas 2,5% del total, según la CMT. La cifra de negocio on-line en el primer trimestre superó los 41 millones de euros, sobre un total de 1.670 millones. Conscientes del potencial que tiene este mercado, son numerosas las compañías textiles que se han lanzado a la venta on-line. Este negocio generará unas ventas de 370 millones de euros en 2010 y de 650 millones en 2011. En España ya hay varias conocidas marcas nacionales que se han embarcado en proyectos on-line desde hace algunos años.
Por tipo de producto, según la consultora DBK, en 2009 las ventas se distribuyeron en un 60% para confección, un 25% para calzado y un 15% para complementos de confección y artículos de marroquinería.
El desarrollo del mercado se ha sustentado principalmente en los «outlets on-line», cuya oferta de primeras marcas a precios competitivos ha tenido una extraordinaria acogida entre los consumidores. No obstante, la consultora afirma que a corto y medio plazo tenderá a incrementarse la cuota de mercado de las cadenas de moda tradicionales, segmento en el que actualmente se identifican numerosos proyectos de venta on-line. En concreto, estima que las cadenas podrían concentrar en 2011 el 30% del mercado total, frente al 24% de 2009.
Una recién llegada es El Corte Inglés, que en junio pasado anunció el lanzamiento de su nueva tienda de moda on-line. El grupo Cortefiel ha reforzado su apuesta por el comercio electrónico con el desembarco de la cadena de moda joven Springfield en internet. La compañía, que aspira a que este canal de venta represente en torno al 6% de su facturación en un plazo de cuatro años, está ultimando también el lanzamiento on-line de las marcas Cortefiel y Pedro del Hierro.
La nueva ola
Mango ha puesto en marcha un plan de expansión para lograr que las ventas por internet alcancen el 7% de la facturación global de la marca en un plazo de tres años. La compañía prevé duplicar este año sus transacciones, que en 2009 alcanzaron 11,7 millones de euros, un 1% de la facturación total del grupo, aunque con un crecimiento del 47%.
Otras están a punto de llegar. Inditex está detrás de una esperada inauguración. De momento, se sabe que el producto será el mismo y al mismo precio que en las tiendas Zara a pie de calle. Será el 2 de septiembre y simultáneo en seis países:  además de España, Portugal, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania.

Fuente: http://www.larazon.es
Desde el principal competidor de Zara, H&M explican que aunque no hay un proyecto sobre la mesa para implantar su modelo on-line en España, sí es considerado como un mercado potencial. Desde 1998 H&M vende on-line en otro mercados. Este otoño comenzará en Reino Unido. H&M considera que la expansión tiene mucho que ver con la tradición de la venta por catálogo.