En el conjunto de Europa el año pasado se consumieron alrededor de 81.000 millones de euros en artículos de lujo. De esta cantidad, sólo 293 millones de euros correspondieron al mercado español. Sin embargo, ciudades como Madrid y Barcelona están actualmente en el punto de mira de algunas de las principales firmas de lujo del mundo y otras han efectuado su desembarco en el país durante los últimos años.

Dior quiere instalarse en Barcelona./Fuente: CoCodoko.

Tras la brusca paralización que la mayoría de firmas realizaron en sus planes de crecimiento a finales de 2008, el sector ha vuelto a recuperar el ritmo. Un buen ejemplo de ello es la joyería estadounidense Tiffany & Co. La mítica firma se ha instalado este año en el barcelonés Paseo de Gracia, después de haber roto a principio de 2009 un contrato para abrir en la misma calle.

A pesar de este creciente interés por el mercado español, todavía son muchas las firmas internacionales que no han instalado sus escaparates en el país. Sonia Rykiel, Cavalli, Van Cleef y Dunhill son algunas de ellas, además de otras como Fendi, Givenchy y Ralph Lauren (que posee outlets).

Sin embargo, no todas estas firmas están actualmente activas en el mercado, es decir, que no todas buscan oportunidades para abrir, aunque algunas sí que lo hicieron en el pasado. La coyuntura económica ha enfriado las perspectivas del mercado nacional, aunque esta misma situación hace que aparezcan oportunidades en las principales calles.

Fuentes del sector inmobiliario explican, por ejemplo, que una de las marcas que busca ubicación en Madrid en la italiana Trussardi, que a finales de 2009 abrió en Paseo de Gracia. En Barcelona, en cambio, Prada es una de las firmas más activas: tras hacerse un hueco en Madrid con Miu Miu y Prada y lograr una ubicación en Barcelona para su segunda marca, la empresa italiana continúa buscando en la capital catalana.

La enseña francesa Dior es otra de las que quiere instalarse en Barcelona, igual que Tods y Bally. Armani, en cambio, ha puesto en marcha una búsqueda en el conjunto de España tras reestructurar su red de tiendas una vez disuelto el acuerdo de distribución con Amalia Zunzunegui.

Tiffany fue una de las enseñas que lideró la oleada de firmas de lujo que tuvo lugar en España a mediados de 2008. Prada, Oscar de la Renta, Marc Jacobs, Miu Miu, Stuart Weitzman, Bulgari, Etro y Hermès, entre otras, abrieron sus primeras tiendas en España, un crecimiento que, en casos, como el de Miu Miu, ha continuado con nuevas aperturas. El año pasado llegaron otras como Trussardi o Brioni.

El calzado ha sido uno de los sectores más activos durante los últimos años. Christian Louboutin ha llevado sus características suelas rojas a la calle Claudio Coello de Madrid en 2010, mientras Jimmy Choo se instaló en 2009 en Paseo de Gracia, en un establecimiento de 114 metros cuadrados. Stuart Weitzman también ha abierto en Barcelona y Madrid, mientras Manolo Blahnik (controlada en España por Reig Capital Group) se conforma de momento con su tienda de Madrid.

Fuente: http://www.modaes.es